Sega y otras músicas de Mauricio

La música mauriciana refleja más o menos su composición social, es decir, procedente de tres continentes, impregnada de conservadurismo y con muy poco mestizaje o fusión.

Mauricio cuenta con músicos de todos los géneros de los que se nutre su población. Música clásica y contemporánea de la India, -pocos- músicos clásicos europeos, algunas perlas en el campo del Jazz y el Blues, el Rock, el Pop, las canciones francesas, algunos compositores de música electrónica y, por supuesto, Sega. Esta música, claramente de origen africano, tiene el mérito de haber evolucionado hacia un género «endémico» de las islas Mascareñas, reconocible por su ritmo ternario de 6/8. Este ritmo caracteriza no sólo a la Sega Tipik de Mauricio, sino también a la Sega Tambourde Rodrigues y Chagos, así como a la Maloya de Reunión y la Moutia de Seychelles. Los tres primeros están catalogados como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la UNESCO.

Sega dance & music en Mauricio

Los franceses, que fueron los primeros en establecerse de forma permanente en la isla a principios del siglo XVIII, desembarcaron con sus instrumentos de cuerda y viento, mientras que los esclavos que «importaron» de Madagascar y África no tuvieron este privilegio y tuvieron que rehacer sus instrumentos, en particular el bobr, los pequeños instrumentos de percusión y la ravanne. Así, las tres familias de instrumentos se encontraban en la isla, pero no en armonía.

Mientras los pianos, clavicordios, violines o acordeones, al son de valses, polcas y canciones populares, animaban los bailes, las lazaretas y los burdeles en el fondo de las plantaciones, y más tarde en las playas perdidas, los esclavos encontraban en el trance inducido por el tamborileo repetitivo de la ravanne, el apaciguamiento, el éxtasis así como una conexión social y sensual. Las terapias liberadoras de las sesiones de Sega se convirtieron en una tradición y en un emblema de la condición negra en Mauricio.

Existe un cierto paralelismo entre Sega y el flamenco. Ambos son música «Folk» en el sentido puro de la palabra, ya que es de pueblos dominados, en peligro de perder su identidad. Originalmente, ambas son musicalmente minimalistas y expresan las quejas y sufrimientos de estos pueblos, para luego evolucionar hacia ritmos mucho más alegres y cargados. Las letras de las canciones populares de Sega de los años sesenta a los ochenta eran en su mayoría humorísticas, con evidentes dobles sentidos de expresión sexual.

El ravanne era y sigue siendo el instrumento central de la Sega. Es similar a muchos de los tambores ligeros que se encuentran en todo el mundo. A diferencia de los instrumentos de percusión africanos clásicos, como el djembé y las kongas, que son más profundos que anchos, el ravanne forma un círculo más grande, de 30 a 40 centímetros de ancho y poco profundo, similar a los que se encuentran en el norte de África, Sudamérica e incluso Australia. Tradicionalmente, se fabrica con piel de cabra, que debe precalentarse al principio y durante las sesiones para que esté bien estirada. Su particularidad es que los mini platillos de metal (a menudo monedas) se añaden por parejas en un triángulo. De este dúo sonoro, acompañado por el maravanne y el triángulo, nació el ritmo de la Sega Tipik de Mauricio.

La Sega debió de evolucionar sin duda durante el siglo XIX, pero no hay forma de rastrear esta evolución. Por otra parte, el acordeón se convirtió en una parte casi esencial del Sega Tipikdel siglo XX y a partir de los años 50, con la llegada de los instrumentos eléctricos, la evolución es marcada, aunque el Sega típico sobreviva en paralelo, con los emblemáticos «Ti Frer» (1900 – 1992) y Michel Legris (1932 – 2015), por citar sólo dos.

Vivir Mauricio
Bam cutayen, cantante de sega de Mauricio

Mientras que las guitarras eléctricas se limitaban inicialmente a un ritmo funk y la batería reforzaba pero no restaba importancia al ravaneo, el teclado ocupaba el lugar del acordeón. Aparecen los primeros estudios de grabación, como el emblemático Capricorn Records y sus primeros singles en vinilo (años 60), seguidos de los casetes (años 70).

Es la sega electrificada la que experimentará un periodo de influencia del Soul; esta tendencia tiene un nombre: «Soul Sok Sega». Luego se fusionó con la música india, mediante la adopción de instrumentos: Sitar, Tampoura, tabla y otros instrumentos de pequeña percusión, que dieron lugar a la «canción comprometida» de los años 70 y 80. Ya no se trata (sólo) de una cuestión de emancipación, sino de la lucha de la clase obrera, apoyada por un movimiento sindical y político sin precedentes. Los emblemas de este movimiento se daban a conocer por su presencia en las plataformas de las reuniones políticas que dirigían. Entre ellos, el Grup Latanier (Ram & Nitish Joganah, Zul Ramiah), Bam Cutayen y Siven Chinien. Los vibratos palpitantes de los acentos indios acompañados de ritmos africanos agudos y espasmódicos siguen siendo hasta hoy la fusión más rica e inusual del patrimonio musical mauriciano.

Toda la Sega está cantada en un 95% en criollo mauriciano, excepto el «Geet gawai», que se canta en bhojpuri (el dialecto indio más común en Mauricio). Se trata de canciones y bailes exclusivamente femeninos, que se interpretan en las bodas tradicionales hindúes. Este género musical también ha sido reconocido por la UNESCO.

A partir de los años 80, el Séga recibió una fuerte influencia del Reggae de Bob Marley y dio lugar al Seggae (Sega-reggae). Esta cepa perenne que modernizó el conjunto, se la debemos al grupo Racinetatane de Kaya (Reginald Topize), un gran hombre de la escena musical con letras sensibles y profundas, que murió en 1999 en circunstancias inaceptables, y al que todos los mauricianos siguen escuchando y venerando.
Desde entonces, Sega se ha visto superada por el Rap, el Hip-Hop, el Dance Hall, el Ragga y, más recientemente, por el Electro-Sega/Maloya, sin dejar de lado las tendencias del Blues y el Jazz.

Parece que los jóvenes están empezando a jugar de nuevo a esta ancestral sega. Incluso hay métodos para aprender a tocar la ravanne y varias escuelas en la isla. También hay pequeños talleres de fabricación de instrumentos tradicionales: ravanne, maravanne y triángulo.

El Sega se perpetúa y nosotros estamos encantados. Mejor aún, la música mauriciana sobrevive y se difunde a pesar de la notoria falta de fomento y supervisión y, sobre todo, de que las salidas son en gran medida insuficientes. Afortunadamente, existe el apoyo de los artistas a los jóvenes, así como de las ONG y las iniciativas privadas. La iniciativa de Philippe de Magnée está en el origen de esta página.

Philippe de Magnée, ingeniero de sonido de origen belga, tras una larga carrera en el océano Índico, creó en diciembre de 2017 una página web, una plataforma de streaming reservada a toda la música del océano Índico: www.filoumoris.com . Este sitio tiene como objetivo salvaguardar el patrimonio musical grabado del Océano Índico. Permite acceder a música y canciones no editadas o «desaparecidas» de los circuitos comerciales de artistas del Océano Índico (Mauricio, Isla Reunión, Rodrigues, Archipiélago de Chagos, Islas Seychelles y Archipiélago de las Comoras).

Estos temas proceden principalmente de las cacerías de recogida y salvaguarda en el océano Índico realizadas por Philippe, «Filou» para sus amigos. También hay álbumes recientes de artistas del Océano Índico distribuidos en plataformas digitales, así como discos de 78 y 45 muy antiguos de sega del Océano Índico. Una colección de más de 9.000 títulos disponibles íntegramente en streaming + todas las novedades en las plataformas digitales.

La lista de reproducción creada para BookMauritius Villas para sus clientes de alquiler de vacaciones ofrece 2 horas de música variada para una escucha ligera en el contexto de las playas. Sobre todo, ofrece una visión general y una introducción a los diferentes géneros musicales locales.

En filoumoris.com, además de los álbumes clasificados de casi mil artistas, hay listas de reproducción por género: maloya – bhojpuri – reggae – seggae – canciones comprometidas – sega tipik – etc.

Michel Legris, cantante de Sega de Mauricio