Antecedentes

En todo el mundo, los viajes y el turismo combinados, ocupan un lugar destacado entre las actividades humanas-económicas en términos de huella ambiental. En términos de emisiones de gases de efecto invernadero, representa alrededor del 8% del total de dióxido de carbono equivalente (Co2e) inducido por el hombre. Si el transporte es a menudo señalado como responsable de casi la mitad de este recuento, el alojamiento, nuestro segmento, contribuye con un nada despreciable 6% del total de la industria, lo que supone casi la mitad de toda la emisión de carbono.

Sin embargo, el carbono está lejos de ser el único tipo de impacto en el medio ambiente causado por los viajes y el turismo. La degradación/pérdida de biodiversidad y los efectos en las comunidades locales son otros aspectos que deben considerarse; se mencionan con menos frecuencia debido a su carácter objetivo y menos medible. Afortunadamente, la evaluación de los servicios de los ecosistemas se está convirtiendo en una ciencia reconocida y es cada vez más utilizada y adoptada por diferentes países y oficios; está llamada a convertirse en una herramienta fundamental para la gestión de la sostenibilidad. Dado que tiene en cuenta la contribución de los ecosistemas a los medios de vida humanos -incluidos sus valores espirituales y de bienestar-, los efectos sobre las comunidades locales quedan bastante bien reflejados en la evaluación de la huella ambiental de una actividad como el turismo.

Porque estamos convencidos de que el turismo es también una vena directamente beneficiosa para los pequeños estados insulares aislados como Mauricio, tanto desde el punto de vista económico como social, seguimos siendo aficionados a nuestra actividad pero creemos que, por pequeña que sea nuestra microempresa, es de suma importancia que, como actores de la industria turística, contribuyamos a su sostenibilidad reduciendo, en el mejor de los casos, sus impactos negativos.

Elaborar una política y aplicarla es el medio para establecer objetivos, metas, resultados y métodos de realización. BookMauritius Villas forma parte del programa estándar Blue Oasis, una iniciativa de la Autoridad de Turismo de Mauricio, según las normas del Consejo Mundial de Turismo Sostenible (GSTC).

Alcance

Debido al tamaño minúsculo de nuestro negocio (trabajamos desde casa, apenas realizamos compras y no viajamos), todas nuestras acciones encaminadas a la reducción de la huella de carbono y del impacto en la biodiversidad están orientadas a nuestros socios y proveedores, principalmente los propietarios/gestores de los alquileres de villas y otros alojamientos vacacionales que proponemos, y en menor medida, nuestros huéspedes. Por otro lado, la mayoría de las acciones destinadas a mejorar la participación de las comunidades locales son en su mayoría de iniciativa propia.

Política

BookMauritius Villas adoptará y fomentará las prácticas de sostenibilidad siempre y cuando sea prácticamente posible a través de:
a. La sensibilización de los propietarios/gestores de alojamientos sobre la importancia y la contribución del entorno natural al éxito de nuestro/su negocio.
b. A través de campañas de información, aportando pruebas sobre la vulnerabilidad y sensibilidad de un entorno costero y los posibles impactos que la actividad turística -el alojamiento en particular- puede tener sobre ellos.
c. Sensibilización de los propietarios/gestores en cuanto a la importancia de los servicios de los ecosistemas en la preservación del medio ambiente en su conjunto, incluida su contribución a los medios de vida de las comunidades locales, que constituyen mejoras directas e indirectas del destino turístico.
d. Invitar a los propietarios/gestores a revisar las restricciones de acceso (si las hay) a las playas, proponiendo el concepto de capital natural común que representan las regiones costeras y los paisajes escénicos.
e. Fomentar las buenas prácticas en cuanto a la cobertura del terreno, la plantación, las infraestructuras duras y la construcción para
– reducir / ralentizar o, en la medida de lo posible, invertir el proceso de erosión de las playas,
– reducir, en el mejor de los casos, los impactos de las escorrentías y las aguas grises,
– fomentar la inscripción en el servicio de clasificación y recogida de residuos – no ofrecido por el Estado, –
– evitar la pérdida de identidad tanto en términos de arquitectura como de entorno de jardín,
– mejorar el hábitat natural de las especies endémicas mediante la plantación y la jardinería,
– reducir la dependencia del aire acondicionado mediante la mejora de la ventilación natural,
– Reducir la contaminación lumínica y el consumo de energía mediante una iluminación de jardín considerada y el uso de interruptores con temporizador.
f. Calcular las emisiones de dióxido de carbono equivalente (Co2e) de alcance 1 y 2 y animar a los huéspedes y propietarios a hacerlo:
– reducir el consumo de energía mediante una serie de medidas adaptadas,
– compensar la huella de carbono de los huéspedes a través de un mecanismo de compensación reconocido que aporte ayuda financiera a las operaciones de absorción de carbono o de evitación de emisiones con base local, como las granjas solares.
g. Apoyar las iniciativas de las comunidades locales y fomentar los encuentros con ellas:
– Proponer visitas y excursiones locales a cargo de los habitantes de los pueblos cercanos; formarlos cuando sea necesario.
– fomentar la compra local facilitando una red “de la granja a la mesa”.

Aplicación y proceso

Fase inicial (de febrero a diciembre de 2021):
– Identificar el alcance, los medios, los métodos, los objetivos y las metas.
– Documentar cada acción y proceso antes de presentarlos a los evaluadores de normas oficiales para su revisión / aprobación / certificación.
– Evaluación de la línea de base.
– Identificar a las partes interesadas secundarias participantes y aplicar los procedimientos.
– Llevar a cabo una campaña de sensibilización dirigida a los propietarios y gestores de villas.

Fase de pruebas (de octubre a diciembre de 2021):
– Prueba de los métodos de evaluación y de recogida de datos. Rectificación de los principales problemas antes de presentar la documentación final para la certificación.

Período de tramitación (de enero de 2022 a diciembre de 2025).
La certificación tiene una duración de 3 años, con controles y evaluaciones a intervalos que pueden ser trimestrales, semestrales o anuales. Las operaciones de compensación de Co2, por ejemplo, exigen un mínimo, pueden hacerse en periodos de 6 meses, mientras que la reducción del consumo sólo puede compararse sobre una base anual para compensar las fluctuaciones estacionales. Otros factores, como las medidas contra la erosión, requieren plazos más largos.

Todas las villas serán calificadas en cuanto a calidad y huella ambiental, por nosotros mismos y por los huéspedes, lo que permitirá afinar nuestro proceso de calificación a lo largo del tiempo para que coincida con la satisfacción y la percepción de los clientes. La satisfacción del cliente y la evaluación de las acciones de sostenibilidad harán la evaluación subyacente y continua del conjunto de acciones.

Actividades ecológicas